lunes, 12 de abril de 2010

Cesar Palace



Gatíca ,Galindez ,Monzón ,Bonavena ,Tyson ,Barrios y cada una de las nuevas promesas del pugilismo mundial tratando de escaparle al destino: lo que se filtra por el coaxil de las cadenas deportivas, lo que hablan los rivales de uno, el registro tras la efervescencia ,las palabras que parten desde el rincón, los guiños cómplices de las pasacarteles.
cesar palace es un palacete criollo donde quedan sentadas hipótesis en base a esos detalles imperceptibles. No pretende juzgar sino dar cuenta del estado de esa huida constante en lo que uno puede apreciar a razón de un puñado de peleas por año. Nicolás Guglielmetti

www.labarradelgoldenboy.blogspot.com

Floor


Foto carné


En la santa fe

de los vestidores

te llamaban así


Amílcar le había

regalado la blusa

pa quitársela


El enemigo era un tipo

que se subía al ring

a birlarle la comida a los pibes


Morochos y sabaleros



Ahumados y

diáfanos derredor

del pingüino



Una calor pesada

pegándole a las axilas


El aliento rubio

Y las manos de ella

experta en logaritmos

y agites


en eso de enredarse

entre los coordinantes

de un poema

que no pretendía serlo


Refiriéndose

repetidas veces

hasta el gollete


¿Preguntale cuanto te queda?


Después de todo la muerte es esto de creer en nos


Pasarnos y repasarnos

en la rosca chequear

las uniones y hendidas


Parchar mimi


Casi dormís


Casi tumbas al ángel

más dañino

del bajo con solo junarlo

y se finiche



Cuarentenas y chichones

preparados de razones refalosas

pendientes del milagro y el coagulo


¿Lo entendes?


Las venas

del hemisferio verdugueado

chasquean como el elástico

de una bombacha



Campillo

a -

Chico guapo-

crudo



Dejo a quien sustituya


Las seis Rondas de fama


No daban a basto para apantallar


Subí los brazos carajo


Me pesaba todo


Agua en los cojones


Mejunjes varios

Y los pulmones

que se me salían

como toscanos

contra la tos



Como cada uno

de los pibes del delta

que pintaron el trapo

y Pigu de acá y de allá


y asadazos espeluznantes

festines rabiosos

en las cuchillas


Como para retener estaba

las eses enteritas

No dejaba nada


Títeres con la cabeza

hundida o magullada


Dale que va

Dale que te toca


Abrirse orificios


Las pibas piden chacha

La gente salta


No dejaste nada

Como el roña


Hacer y

deshacer

el asco


Guantear la pesadez

y mira que te banqué

pero esto no daba para más





Gatti según Baldomir (23 Jul. 2006)


No solo

se le hizo

la noche


No

lo salvó

ni la de dios




Capote


Coggi

cuando Dios

te da un don


también te da

un látigo únicamente

para autoflagelarse




Crédito (antes que el Chino Maidana fuera)


Pender de las tarjetas


Afuera la imposibilidad se materializa


Plasmar


Gesto soga y a la lona


Todos festejan

Alguien miente



Gordos y

terceros

reparten

el centro


La escena está repleta de laidis

y gentiles hombres que insultan

desde el gallinero



Palangana

Vaselina

Ayudin



El olor del sexo subiendo por el cubrector



Las manos de las pasacarteles ampolladas


Escuchan el fallo



Los guantes ensangrentados

de los jueces chasqueando

a un costado pero se quedan chìtas



Kotelnik

Terminó con los morros

Así




En honor a la verdÁ (inmediatamente después del primero)



¿that is the cuestión?


Tocarle el culo a las preguntas para que salten con respuestas potentes como cachetadas y recibirlas en ese estado de gracia locuaz donde poder coexistir con la locura y la relatividad de las cosas que no se llaman por su nombre ni por su apodo


¿Que es el éxito?

¿Por qué le falta una letra a ese cartel a la salida del baño?

¿Por dónde le damos salida a nuestros principios y por qué le ponemos saliva a la antesala del fiasco?



Siesta


Nada más lejano y certero que el cross de derecha

Y eso que me pare como zurdo

Y eso que pare el cocazo con las cejas pero era paso atrás


Veo la barbilla

Un rojo globo

de goma espuma


¿Quien a quien?


El bucal sale

disparado

en el rincón






Soporte



Apoyarse

En las clavículas

A respirar


Y pensar que estoy odiando

a este zanguango que viene

a refundar mi bilis


A sacarla

de una vez por todas

del laberinto


A librarme de mis adicciones,


Varias ,especialmente las de falda de jeans,

Han intentado abocarse a tal empresa pero tal y tan válida

es la redundancia que han optado por cesar


Tal vez por incurrir

en improperios poéticos

u adular los pósters del Cesar

en en el palacete



Dale duro decía

poniendo los abdominales

como una bolsa de Portland

abandonada a la intemperie de los años



Así, mira

como los cascotazos

con que apostaron

romper mi vesícula

antes que drenara y riera


Y comenzara este régimen

de caminatas heladas por el madrugue


Sacrificar y esperar

Y fiar con mis vendas


Momificando a los cantineros


Acostando habitúes aplomados

por la legui tratando de afanarse la ocho

y este tipo no me quiere LIMPIAR


Taison (sobre un zorzal jetón)


No daba a basto

Ramírez

con Alexeiev


¿Así que las apuestas taban 10 a 1?

¿Así que el apodo me quedaba grande?


Anda

a cantarle

a Gardel




Mono


Corta las tapas

acurruca parte

del aislante



¿Te acordas cuando tosías

Los primeros molares

En el guemes?


La minivivencia

Entre los pupitres

Por el amor ¿TE acordas?


Soñábamos

Con Tomarlo


Apretujarlo

En La mano


Pero

la carne

te endurece



La doña del rey ,Arthur y el millón de bebes de Hamed


Te acostaron

lengua mala

pito catalán


Matones del gran mercante


Te la plantaron


La rubia

debilidad

Encarnado

la escena


Todo el sudor Rebeco querido


Todas las leguas deshechas

De nada por corroborar el acto

por saber lo venérea y apetecible

que sabe la inclemencia después


y claro cuarentenas de konflexs

y clara o yema como en rocky


Detrás del cortinado

en la austral caleta

todavía sobrevuela

un chimango

obvio por la teca





Bertolt Brecht


Roldán ,

El arte no

es un espejo

para reflejar


la realidad,

sino un martillo

para darle forma.





Sobre el Víctor


Lo que nos incrusta

a los otros es el hambre

rafa sobre los cocazos y walraies

nos sucede como una malaria


Después podemos mirarnos

los hematomas como solíamos

en la cristalería de tito


o quedar suspendidos verticalmente

en el esfalto recostados

en una lona abrasiva o

el tapizado leopardo del Fito

esperando que Bú cuente lo que flema